Agricultores familiares alzaron la voz para tener cadenas de valor más incluyentes

  • Durante la conmemoración del Día Mundial de la Alimentación, 80 participantes en intercambio de conocimientos se pronuncian por impulsar el consumo y dar valor agregado a productos de la pequeña agricultura

30 de octubre de 2019. Treinta organizaciones de productores forestales y agrícolas de Bolivia, Colombia, Costa Rica, Ecuador, Filipinas, Ghana, Guatemala, Kenia, México, Nicaragua y Togo, quienes de manera colectiva representan alrededor de 725 mil productores, se reunieron en Cuetzalan, Puebla, México, del 8 al 16 de octubre en el Intercambio La Canasta de Productos: hacia cadenas de valor inclusivas de sistemas agroforestales y ancestrales.

Este intercambio global de productoras agrícolas y forestales fue desarrollado por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (SADER), Forest and Farm Facility (FFF), la Alianza Mesoamericana de Pueblos y Bosques (AMPB), el Fondo para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas de América Latina y El Caribe (FILAC), Cocoa of Excellence, el CATIE (Centro Agronómico Tropical de Investigación y Enseñanza), la Red Mexicana de Organizaciones Campesinas Forestales (Red MOCAF), la Red Mexicana de Agricultura Familiar, Indígena, Campesina y Afrodescendiente (REMAFICA) y la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN).

El objetivo de este intercambio entre productores y representantes de gobierno e instituciones de investigación y universidades fue compartir conocimientos, saberes y experiencias sobre sistemas diversificados de cacao, café, vainilla, miel y otros productos importantes de la canasta de productos, la agregación de valor y su inserción en cadenas de valor, de tal manera que se potencialice la agricultura familiar como parte fundamental en el enfoque de paisajes multifuncionales, generando beneficios para las poblaciones locales y la biodiversidad.

Por parte del CATIE, Evelyn Cháves, investigadora de la Unidad de Desarrollo de Agronegocios, estuvo a cargo de las capacitaciones sobre la cadena de valor del cacao y de la miel.

A continuación, se presenta un resumen de las conclusiones del intercambio: 

  • Que se promueva y se fomente la importancia de la conectividad del paisaje y sus diversos componentes (social, cultural y ancestral, económico productivo, paisajístico, biodiversidad, agro-ecológico), además el reconocimiento y fortalecimiento del valor del conocimiento, sabiduría y prácticas ancestrales (por ejemplo, millpa, chakra, kikuyu, chagaa), que permiten ir incrementando el reconocimiento e inclusión de los sistemas tradicionales agroforestales como Sistemas Importantes del Patrimonio Agrícola Mundial (SIPAM) y de la UNESCO. 
  • Se recomienda diseñar estrategias para impulsar el consumo local y nacional de la canasta de productos. Valorizar la calidad de la canasta de productos de los pequeños productores que le permite agregar un valor adicional a través de la transformación hacia diversos mercados local, regional, nacional e internacional. 
  • Se reconoce que la asociatividad es una base fundamental para el desarrollo de las organizaciones de productores forestales y agrícolas para la producción, transformación y comercialización de bienes y servicios derivados de la canasta de productos provenientes del bosque y las fincas. Es importante fortalecer los vínculos para reconectar la familia y comunidades con la producción agrícola y forestal dentro de sistemas diversificados. 
  • Es necesario desarrollar estrategias que combinen tanto el conocimiento científico como ancestral para desarrollar fuentes de mejoramiento de vida diversificados para los pequeños productores y organizaciones de base. El turismo comunitario es un ejemplo que se visibilizó como un complemento para diversificar las fuentes de ingresos y la resiliencia de los productores. Otros ejemplos incluyen la implementación de buenas prácticas agrícolas que facilitan establecer esquemas de trazabilidad de los productos de la canasta, sistemas de siembra y cosecha de agua, tecnificación del riego para el uso y el aprovechamiento del agua, capacitación para la producción agroecológica y evitar la dependencia de insumos agro-tóxicos. 
  • Se reconozca el valor de la soberanía y la seguridad alimentaria y nutricional y la importancia de la gran diversidad de productos, así como de los servicios ambientales a la interdependencia urbana-rural a las cadenas de valor de los productos, a la salud, y a la conservación de la biodiversidad, de manera que sean reconocidos como elementos clave para la producción sostenible de bosques y fincas, y comunidades resilientes. Y que repercuta en el diseño e implementación de políticas públicas para fomentar la producción, intercambio de semillas, agregación de valor, comercialización y consumo en los territorios. 
  • Reconocer el rol fundamental de la mujer, entre otros:

En la conservación y uso sostenible de los recursos alimenticios y medicinales de la canasta de productos de sistemas productivos forestales y agrícolas que fomenta el empoderamiento de las mujeres, así como incrementar sus ingresos.

Como guardianas de las semillas y las múltiples variedades de cultivos ancestrales resilientes que son cada vez más importantes para enfrentar el desafío del cambio climático.

En el liderazgo en las organizaciones de productores forestales y agrícolas como espacio principal para la participación y empoderamiento de las mujeres en la agricultura familiar campesina y que esto permite independencia económica con el fin de aportar a una vida libre de violencia. 

  • Que el desarrollo de las políticas públicas sean la consecuencia de una verdadera participación de las comunidades priorizando sus necesidades a fin de que se resuelvan los problemas relacionados a la tenencia de la tierra, el fraccionamiento de las parcelas, y la desintegración familiar. 
  • Reconocer el rol y la importancia de los pueblos indígenas, afrodescendientes y las comunidades locales en la conservación y uso sostenible de los recursos naturales, así como en la conservación de los conocimientos y saberes ancestrales, por ejemplo, la medicina ancestral, las prácticas y modelos ancestrales, prácticas tradicionales de intercambio de cultura, alimentos y saberes. 
  • Es fundamental involucrar activamente a los jóvenes con enfoque intergeneracional en emprendimientos de la canasta de productos con tecnologías apropiadas a sistemas productivos forestales y agrícolas locales que a su vez fomenta su empoderamiento para enfrentar los desafíos al futuro. Despertar el interés de los jóvenes a través de las tecnologías de la información, comunicación (TICs), negocios económicamente rentables y ambientalmente sostenibles con el mejor conocimiento local, tradicional y técnico. Un ejemplo exitoso que se puede replicar son las eco-escuelas rurales y agro-negocios. 
  • Se recomienda desarrollar planes de negocios, políticas y programas que permitan a las organizaciones de productores forestales y agrícolas acceder al crédito adaptado a sus condiciones de producción de la canasta proveniente de los bosques y fincas, o en su caso incentivar y facilitar los sistemas locales de ahorro y crédito. 
  • El rol del sector público y de la política pública en apoyar a los pequeños productores de bosques y fincas. Debe garantizar la participación efectiva desde la familia, comunidad y sociedad en general, promoviendo la articulación en la toma de decisiones y facilitar el acceso a bienes y servicios diferenciados para los pequeños productores de la agricultura familiar.   
  • Se recomienda crear, aplicar y fiscalizar la política pública en los diferentes países para fortalecer y apoyar a los productores de la canasta proveniente de los bosques y fincas integrales para emprender modelos de negocio dirigidos a mercados conscientes a través de la cadena de valor. Promover la formación de los productores sobre educación financiera y emprendimiento. 
  • Intercambio Sur-Sur. Se promueva y fortalezca el intercambio de conocimientos entre países y entre redes locales y nacionales e internacionales de producción y comercialización, así como vincularlos a las políticas públicas.

 

Mayor información:

Evelyn Chaves Jaén
Unidad de Desarrollo de Agronegocios
CATIE
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

Fuente:

FAO, México
http://www.fao.org/mexico/noticias/detail-events/en/c/1240602/