CATIE promueve el intercambio de conocimientos y la innovación para el monitoreo biológico en la Cadena Volcánica Central de Guatemala

  • Mediante la implementación de un sistema de monitoreo biológico con cámaras trampa y sensores acústicos se fortalece la gestión para conservar y restaurar bosques

15 de junio de 2020. Con el objetivo de contribuir a la conservación y restauración de paisajes forestales de la Cadena Volcánica Central de Guatemala, el CATIE (Centro Agronómico Tropical de Investigación y Enseñanza), en colaboración con investigadores de vida silvestre, estudiantes de la carrera de biología de la Universidad del Valle de Guatemala (UVG), personal técnico y de campo del Consejo Nacional de Áreas Protegidas (CONAP), el Instituto Nacional de Bosques (INAB), así como de las municipalidades de San Andrés Itzapa y Acatenango, en Chimaltenango, ha desarrollado una serie de módulos de capacitación e intercambio de conocimientos sobre temas estratégicos y operativos para implementar un protocolo de monitoreo biológico en bosques y áreas de conservación clave en el territorio. 

Entre marzo y junio de este año, se han organizado y desarrollado cuatro de los ocho webinars programados en seguimiento al proceso de implementación del protocolo de monitoreo biológico, en los cuales se han involucrado 20 personas, entre ellas, investigadores, estudiantes de biología, personal técnico y guardabosques. 

Estuardo Girón, coordinador del proyecto Conservación y manejo sostenible del paisaje forestal Volcán Acatenango, Cerro Sanay y Montaña El Socó, señaló que el objetivo es que las municipalidades, instituciones y actores locales involucrados generen y utilicen información estratégica para tomar decisiones relacionadas con el manejo de los bosques en propiedad municipal, comunal y privada, mediante la generación de evidencias sobre el estado de salud de los ecosistemas y la biodiversidad. 

Mediante el apoyo, colaboración y recomendaciones brindadas por investigadores del Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF, por sus siglas en inglés) y del Museo Nacional de Historia Natural de Francia, así como de los estudiantes de la carrera de biología de la UVG y el personal operativo de la iniciativa, se están desplegando 15 cámaras trampa y cinco monitores acústicos en un territorio de poco más de 12 500 hectáreas de paisaje forestal interconectado, que forma parte de la Cadena Volcánica Central de Guatemala. 

“Los resultados preliminares son muy alentadores en cuanto a la salud de los ecosistemas y la biodiversidad en el territorio”, expresó Girón. 

Además, existen avances importantes producto de las rondas de monitoreo y la generación de datos preliminares sobre aves endémicas, regionales y raras, tales como, la cayaya (Pelenopina nigra), el gorrión rascador de montaña (Atlapetes albinucha), el quetzalillo (Trogon collaris), la codorniz silbadora (Dactylortyx thoracicus), la codorniz coluda centroamericana (Dendrortyx leucophrys) y el hormiguero cholino escamoso (Grallaria guatimalensis).  En cuanto a mamíferos identificados resaltan el zorro gris (Urocyon cinereoargenteus) y los pizotes (Nasua narica). Estas especies han sido observadas en los bosques bajo monitoreo, mediante el uso de los dispositivos remotos, constituyéndose en una iniciativa única en su género en la Cadena Volcánica Central de Guatemala. 

El equipo de campo de la iniciativa, de carácter multidisciplinario, cuenta con el apoyo de Elvis Serech, líder del personal técnico y operativo del proyecto, así como guardabosques de San Andrés Itzapa y Acatenango; a su vez, se cuenta con el apoyo de José Soto, investigador de WWF; Pablo Bolaños, investigador del Museo Nacional de Historia Natural de Francia, y Juan Fernando Hernández, asesor senior de ecología vegetal, así como la participación y aportes de Emilio Joachín y Jairo Peña de la UVG. 

De acuerdo con Julio López, representante del CATIE en Guatemala, el volcán de Acatenango, con una altura de 3 976 m s.n.m.m., es uno de los principales sitios turísticos en Guatemala, con una visitación promedio de 36 000 personas por año, de las cuales el 87% corresponde a visitantes extranjeros.  En este caso, como valor agregado al atractivo turístico, la información generada por el monitoreo biológico permitirá contribuir a conocer mejor el estado de conservación de las especies, así como su riqueza y biodiversidad, con lo cual se contará con insumos para una mejor planificación de actividades y estrategias de conservación, investigación y ecoturismo. 

Este proyecto se ejecuta con el apoyo financiero del Fondo para la Conservación de Bosques Tropicales (FCA), de las municipalidades de Acatenango y San Andrés Itzapa, del departamento de Chimaltenango, y del Instituto Privado de Investigación sobre Cambio Climático (ICC). También, en la ejecución de esta iniciativa están involucrados el Instituto Guatemalteco de Turismo (INGUAT), el Consejo Nacional de Áreas Protegidas (CONAP) y el Instituto Nacional de Bosques (INAB), así como los Consejos Comunitarios de Desarrollo (Cocodes), de ambos municipios.

  

Mayor información y redacción:

Estuardo Girón
Coordinador Proyecto CATIE-FCA Paisajes Forestales
CATIE
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

Elvis Serech
Especialista Proyecto CATIE-FCA Paisajes Forestales
CATIE
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.