Manteniendo la taza de café caliente

  • Un estudio a profundidad sugiere un camino sostenible para el futuro de una colección internacional de café clave

Durante los últimos 71 años, el CATIE (Centro Agronómico Tropical de Investigación y Enseñanza), ubicado en Turrialba, Costa Rica, ha sido el custodio de lo que ahora es la única colección mundial de diversidad cafetalera reconocida internacionalmente. Durante esas siete largas décadas, el CATIE ha resguardado concienzuda y laboriosamente esta diversidad única como plantas en el campo y la ha compartido con mejoradores, agricultores y otros usuarios de todo el mundo.

Desafortunadamente, el tiempo y la insuficiencia de recursos han pasado factura. Un estudio a profundidad recientemente finalizado por el experto en conservación, el Dr. Ehsan Dulloo, encargado por Crop Trust, encontró que aproximadamente el 80% del material más importante de la colección está en riesgo. “El estudio exploró en detalle esta dura realidad”, dijo Hannes Dempewolf, científico senior y director de iniciativas globales de Crop Trust. “Pero, lo que es más importante, es que el estudio propone una serie de acciones factibles, concretas y presupuestadas que garantizarán la conservación y disponibilidad a largo plazo de la colección”.

Mantener una colección de café viva y disponible no es tarea fácil. Desde el establecimiento de la Colección Internacional de Café en 1949, el CATIE ha enfrentado y superado importantes desafíos, tanto técnicos como financieros. Sigue siendo una lucha mantener adecuadamente la colección de café con fondos insuficientes e inciertos.

“La colección, simplemente, carece de recursos. Esto no es exclusivo del CATIE. Desafortunadamente, es la misma situación para muchos bancos de germoplasma en todo el mundo”, dijo Ehsan.

Pero no muchos bancos de germoplasma tienen la oportunidad de que un experto externo estudie la colección y ayude al personal a tomar decisiones objetivas sobre cómo utilizar mejor los limitados recursos. "Definir el tamaño óptimo de la colección puede ser difícil para el personal del banco de germoplasma, pero es esencial si la institución quiere lograr su misión de salvaguardar esta diversidad a perpetuidad y hacerlo dentro del presupuesto", dijo Ehsan.

Carlos Astorga, ex miembro del personal del banco de germoplasma del CATIE, fue la contraparte de Ehsan en el estudio. Entre otras cosas, Astorga se encargó de actualizar completamente el inventario e información de la colección, algo que no se había hecho desde 2014. Eso significaba reunir información de varias fuentes diferentes y verificar los datos en el campo.

Según este inventario, actualmente hay un total de 1895 accesiones en la colección del CATIE. Una accesión es un grupo de plantas originalmente reunidas en un solo lugar: puede consistir en cualquier cosa, desde un solo árbol hasta una docena. La colección está compuesta principalmente por especies comerciales de café: café arábica (92% del total), tanto silvestre como cultivado, seguido del café Coffea canephora o robusta, (4%) y C. liberica (1%). El 3% restante incluye especies silvestres como C. sessiliflora, C. brevipes, C. pseudozanguebariae, C. eugenioides, C. racemosa, C. salvatrix y C. congensis.

Sin embargo, de estas 1895 accesiones, 1104 representan el material más diverso y de mayor valor. El estudio recomienda que los esfuerzos de conservación futuros den prioridad a estos en una colección renovada y racionalizada.

Más allá de actualizar el estado de la colección, el estudio también establece una serie de recomendaciones que ayudarán al CATIE a desarrollar una estrategia integral para salvaguardar la colección a largo plazo. Estas actividades incluyen:

  • Desarrollar una base de datos que reúna toda la información relevante sobre la Colección Internacional de Café
  • Rescatar urgentemente el material que está en mayor peligro de perderse
  • Por seguridad, duplicar la colección histórica de café arábica silvestre
  • Trasladar la colección a un nuevo sitio a mayor altitud y con mejor suelo y drenaje

Para priorizar el material dentro de la colección, Ehsan observó en particular el número y la salud de cada una de las plantas en cada accesión. ¿Cuántos árboles hay y qué tan bien están? En muchos casos, se encontró que tanto la cantidad como la calidad eran inadecuadas.

Esta consultoría proporciona una excelente línea de base contra la cual se puede monitorear el progreso en la mejora del estado de salud de la colección racionalizada. El estudio recomienda una revisión periódica de la situación. “Esto requiere bastante tiempo y personal. Pero si no queremos perder la diversidad, ese es el camino a seguir”, dijo Ehsan.

El estudio también incluye un plan de acción de conservación que detalla los costos de duplicación de seguridad, reubicación y renovación de la colección racionalizada.

 

Duplicación de seguridad

Los materiales seleccionados de la colección del CATIE se encuentran en varios otros lugares: en Nicaragua, en el Institut de Recherche pour le Developpement (IRD) en la isla La Reunión en el Océano Índico y en la estación de campo de World Coffee Research en El Salvador, entre otros. Pero estas no son copias de seguridad oficiales. En cualquier momento, los responsables de estas estaciones pueden decidir deshacerse de esos materiales.

Existen duplicados de seguridad formales, en forma de semillas criopreservadas, pero solo para 63 accesiones, o el 3% de la colección. Estas están en el banco de germoplasma central del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA) en Fort Collins, Colorado.

El estudio recomienda que 316 accesiones de arábica se dupliquen en términos de seguridad en una primera fase urgente. Estos materiales no están presentes en ninguna de las ubicaciones mencionadas anteriormente y, por lo que se sabe, solo se encuentran en la colección del CATIE.

 

Reubicación de la colección

A lo largo de los años, la colección ha sufrido una serie de pérdidas debido al envejecimiento de los árboles, métodos de cultivo inapropiados para algunos tipos de café y anegamiento del terreno donde está ubicada la colección.

Como parte del estudio en profundidad, Astorga llevó a cabo una evaluación exhaustiva de tres posibles sitios alternativos para la reubicación de la colección.

“La colección CATIE es única. La reubicación de la colección de café es una oportunidad real para poner en marcha el mejor sistema de gestión posible, en la ubicación más favorable”, dijo Ehsan.

El estudio recomienda “que, como parte de la reubicación, el número de plantas individuales en cada accesión se aumente o disminuya a seis plantas individuales, manteniendo las plantas originales en la medida de lo posible”.

Eso significará plantar y mantener un total de 6624 árboles. Como mínimo, Ehsan dice que se necesitarán seis años para reubicar la colección. Y deberá realizarse en fases cuidadosamente planificadas.

“Sé que será difícil recaudar fondos para hacer todo de una vez. Por eso presenté una serie de opciones en el plan de costos. Pero el estudio ha demostrado cuáles son las prioridades e identifica cuáles son las accesiones que deben ser atendidas primero”, afirmó Ehsan.

 

Avanzando

“No todo el mundo se da cuenta del potencial que tienen los bancos de germoplasma para mejorar la seguridad alimentaria. Debe haber un cambio de mentalidad al respecto”, dijo Ehsan. “Eso será más fácil de lograr cuando invirtamos en describir completamente todas las accesiones para que podamos comprender y comunicar mejor su valor”.

Pero la responsabilidad de eso no debe limitarse al sector público, especialmente cuando se trata de cultivos industriales como el café. Ehsan es enfático en que la industria del café necesita reconocer el valor de la colección del CATIE; las partes interesadas del sector privado se han beneficiado del acceso a la colección sin contribuir significativamente a sus costos de funcionamiento. Además, Ehsan agregó que  el trabajo que ha realizado WCR muestra que algunas de las accesiones del CATIE tienen muchas características útiles, por ejemplo, resistencia a los nemátodos y buenas cualidades organolépticas. Este estudio muestra cuán amenazadas están muchas de esas accesiones y la industria del café debe contribuir a salvaguardar esta colección y utilizarla para mejorar el cultivo.

Este estudio es el primer paso en la implementación de la Estrategia Global de Conservación de los Recursos Genéticos del Café, que identificó la colección del CATIE como una de las cuatro que, juntas, conservan el material cafetalero más diverso y único del mundo. (Los otros bancos de germoplasma se encuentran en Côte d’Ivoire, Etiopía y Madagascar; se conocen como las colecciones de origen).

“En nombre de Crop Trust me gustaría agradecer a la administración y al personal del banco de germoplasma del CATIE por brindarle a Ehsan el apoyo que necesitaba para llevar a cabo este importante trabajo”, dijo Stefan Schmitz, director ejecutivo de Crop Trust. “Los resultados de este estudio permitirán al CATIE evaluar cuál es la mejor manera de avanzar en los próximos años, para asegurarse de que la diversidad de café que mantienen en nombre del mundo entero bajo el Tratado Internacional sigue siendo segura y disponible”.

“Estamos comprometidos a apoyar sus esfuerzos, más aún, sabiendo que el CATIE actualmente no cuenta con los medios financieros para llevar a cabo las recomendaciones del informe. Y seguiremos ayudando a construir un sistema global para la conversación sobre la diversidad de este cultivo que sin duda beneficiará a los amantes del café en todas partes”, concluyó Schmitz.

Fuente: Blog Keeping the coffee pot hot, Crop Trust https://bit.ly/36H0u8l

 

Mayor información:

William Solano
Investigador en Recursos Fitogenéticos
Unidad de Mejoramiento Genético y Agroforestal del Café y Cacao
CATIE
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.